La causa principal y casi única de mis errores era tener una idea equivocada de Dios. - San Agustín