Máxima admirable: no hablar de las cosas hasta después que estén hechas - Montesquieu