Cuando se trata de un mortal es preciso esperar su último día antes de llamarle feliz - Sófocles