Ningún hombre es bastante o suficientemente sabio como para que cualquiera de nosotros le entregue nuestro destino. La única manera a través de la cual alguien podría liderarnos es restaurando en nosotros la creencia en nuestro propio criterio. - Henry Miller