No hay un espíritu bien conformado al que le falte el sentido del humor - Samuel T. Coleridge