El digno sufre. Pero su dignidad lo consuela - José Narosky