El ser más insignificante puede ser amado, si sabe organizar la incertidumbre - André Maurois