Se dice que cada hombre tiene su peculiar ambición. Sea cierto o no, lo que puedo decir, por mi parte, es que yo no tengo ninguna otra tan grande como la de ser verdaderamente apreciado por mis semejantes, haciéndome a mí mismo digno de su estima. - Abraham Lincoln