No deis sólo lo superfluo, dad vuestro corazón - Teresa De Calcuta