No hay cosa más difícil, bien mirado, que conocer a un necio si es callado. - Alonso de Ercilla y Zúñiga