A un gran artista le es imposible sentir la belleza de una obra distinta a la suya. Los malos artistas se admiran mutuamente y a esto le llaman grandeza de ánimo. - Oscar Wilde