Cuando la derrota viene, acéptalo como una señal de que tu planes no son sólidos, reconstruye esos planes y embárcate otra vez hacia tu meta codiciada. Si te rindes antes de que tu meta haya sido alcanzada, eres un "perdedor" - Napoleón Hill