Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos. - Confucio