Aprendamos a esperar siempre sin esperanza; es el secreto del heroísmo. - Maurice Maeterlinck