Si se llega a un punto determinado, ya no hay regreso posible. Hay que alcanzar ese punto - Franz Kafka