Considero la Sagrada Escritura como la más sublime filosofía - Isaac Newton