Las demás gentes están hambrientas, pero el alma de un artista está eternamente sedienta - Emanuel Geibel