La sociedad no puede en justicia prohibir el ejercicio honrado de sus facultades a la mitad del género humano - Concepción Arenal