Hay dos clases de hombres: los que piensan y los que se divierten - Montesquieu