El poeta no es un filósofo, sino un clarividente - Juan Ramón Jiménez