Los seres humanos están enzarzados en una especie de competición por la energía ajena. Cuando logramos que otros acepten nuestros puntos de vista, los rivales se identifican con nosotros y ello nos transfiere su energía y nos hace sentir más fuertes… - James Redfield