Demasiado poco valor es cobardía y demasiado valor es temeridad. - Aristóteles