Todos los aduladores son mercenarios, y todos los hombres de bajo espíritu son aduladores. - Aristóteles