Ten cuidado con el hombre que nada ambiciona - Stephen Crane