Si te ha dolido alguna vez el alma, es porque Dios te ha agarrado demasiado fuerte para que no caigas. - Anónimo