Uno puede defenderse de los ataques; contra el elogio se está indefenso. - Sigmund Freud