He leído en alguna parte que para amarse hay que tener principios semejantes, con gustos opuestos. - George Sand