La razón por la que los hombres entran en la sociedad es para preservar su propiedad - John Locke