La verdad tiene dos sabores: uno dulce, para el que la dice, y otro amargo, para el que la oye. - Rodríguez Marín