No os guardéis a Cristo para vosotros mismos. Comunicad a los demás la alegría de vuestra fe - Benedicto XVI