Si la penicilina salva a los enfermos, el oloroso resucita a los moribundos - Alexander Fleming