No puede el hombre sentirse a gusto sin su propia aprobación. - Mark Twain