No existe para el hombre más que una verdadera desdicha: incurrir en falta y tener motivo de censura contra sí. - Jean de la Bruyere