No puedes hacer una revolución con guantes de seda - Stalin