El envidioso puede morir, pero la envidia nunca. - Molière