No importa que una satisfacción sea falsa cuando se cree que es verdadera - André Maurois