Nunca entenderé por qué un hombre quiere mandar sobre otro - Gonzalo Torrente Ballester