Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque ésta sea un simple murmullo. - Confucio