Siempre tendremos razones para estar enfadados, pero esas razones, rara vez serán buenas. - Benjamin Franklin