La palabra es mitad de quien la pronuncia, mitad de quien la escucha - Montesquieu