Todas las leyes humanas se alimentan de la ley divina - Heráclito