No puedo parar de trabajar. Tendré toda la eternidad para descansar. - Madre Teresa de Calcuta