Una necedad, aunque la repitan millones de bocas, no dejan de ser una necedad. - Anatole France