No os diré: no lloréis; porque no todas las lágrimas son amargas. - J. R. R. Tolkien