Todo hombre lleva en sí un dictador y un anarquista - Paul Valéry