Si el hombre se engaña siempre en sus juicios sobre la mujer, es porque olvida que ella y él no hablan un mismo lenguaje, y que sus palabras no tienen el mismo valor y la misma significación, especialmente cuando se habla de sentimientos. - Henri-Frédéric Amiel