Cuando los placeres se exageran, truécanse en dolor - Epicteto