Hay que instruir a la juventud riendo; reprender sus vicios con dulzura y no asustarla con el nombre de la virtud. - Jean-Baptiste Poquelin, Molière