Más vergonzoso es desconfiar de los amigos que ser engañados por ellos - Jean de la Bruyère