Cuando hables de Dios o de sus atributos, hazlo con toda seriedad y reverencia - George Washington